Cómo Parecer Menos Desesperado Al Hablarle A Una Chica

July 24, 2014 4:48 pm0 Comentarios

Cómo Parecer Menos Desesperado Al Hablarle A Una Chica

¿Quieres saber por qué a las chicas les excita tanto los tipos que conocemos como “seductores”, “imbéciles” o “chicos malos”?
Yo solía confundirme mucho con las chicas que se iban a sus casas con uno de estos tipos.
Y siempre me obsesionó la pregunta de “qué fue eso que DIJO que fue tan especial?”
Los observaba conversando, y veía cómo la chica reaccionaba frente a él como NUNCA reaccionaban conmigo. Eran las pequeñas diferencias; ella lo tocaba más, se paraba más cerca de él, y le hablaba de forma menos formal, coqueteando más.
Incluso si ella recién lo estaba conociendo, era como si los dos hubieran estado durmiendo juntos por años.
Pero lo que más me DOLÍA era que podía ver que ella no tenía esa mirada “aburrida” de cuando estaba conmigo, y que con él, era ELLA la que se esforzaba. Ella estaba esforzándose por impresionarlo. Era ella la que intentaba ser más bonita, más divertida y más sexy.
Y lo que realmente me hacía enfadar era que que no era una de esas chicas “fáciles” que se creen esas porquerías.
También pasaba con las “chicas buenas”. De hecho, eran las chicas buenas las que caían más rápido. Era como si el tipo activara un interruptor en el cerebro de la chica, que hacía que ella quisiera acostarse con él (incluso aunque ella supiera lógicamente que no debería hacerlo).
¿Qué es lo que activaba ese interruptor en las chicas?
Quizás hayas escuchado que las chicas “prueban” a los tipos durante una conversación para ver si pueden sacarlo de balance.
Me gusta pensar que hay que darse cuenta al hablarle a una chica que ella está pescando.
Ella tira la línea al agua y quiere ver qué tan rápido “muerde la carnada”.
Pero lo que la mayoría de los hombres se pierden por completo es que ninguna chica quiere una “presa fácil”.
Vamos, todos hemos oído que “las chicas quieren un desafío”, o que “todas las chicas quieren lo que no tienen”.
… Aún así, por alguna razón, cuando hablamos con una chica, tratamos de ser menos desafiantes.
Se lo hacemos DEMASIADO FÁCIL.
– Actuamos súper interesados e impresionados con todo lo que dice
– Simulamos una sonrisa falsa para hacerla sentir que es graciosa
– La halagamos a la primera oportunidad
– Le hacemos preguntas personales para demostrar que queremos “conocerla”
– Le permitimos que controle sutilmente la conversación
La mayor parte del tiempo, a los cinco minutos de hablar con nosotros ella ya sabe que estamos “enganchados”, y que puede tirar de la línea para sacarnos del agua como un pescado asfixiándose.

¿Qué es lo que hace ella entonces?

Nos muestra piedad y nos devuelve al agua.
He aquí la cosa, cuando le haces demasiadas preguntas, cuando pareces demasiado interesado, o cuando resultas demasiado fácil, das la impresión de estar DESESPERADO.
Y esa “desesperación” le dispara una alarma en la cabeza que pregunta “Algo anda mal con este tipo”.
“¿Por qué está tan desesperado por agradarme?”
La desesperación NO es atractiva.
Aún así, la mayoría de nosotros hemos sido programados para hablarle a las chicas de forma tal de demostrarles una desesperación enorme y una búsqueda constante de aprobación.
Por eso es que cuando una chica conoce a uno de estos “jugadores” que NO le demuestra ninguna desesperación, casi inmediatamente comienza a enloquecer y a tratar de GANARLO.
Está tan acostumbrada a la atención instantánea y a la aprobación que obtiene de los otros tipos, que cuando conoce a un tipo que no parece estar esforzándose tanto…
… La hace querer intentar más aún.
Y una vez que la chica comienza a esforzarse en la conversación, naturalmente se vuelve más divertida y aumenta el coqueteo.

¿Cómo se hace?

¿Cómo parecer menos desesperado en una conversación?
Va a sonar demasiado sencillo… pero esta es la clave:
Cambia el tema.
¿Qué?
Una de las cosas que las chicas observan en secreto es quién controla la conversación.

¿Quién está “dirigiendo”?

La mayoría de los tipos dejan que la chica dirija. Incluso si eres tú quien está hablando, probablemente le estés permitiendo dictar la dirección de la conversación.
Una vez que ella se da cuenta de que está “dirigiendo”, pone la conversación en modo automático y no se esfuerza en nada.
Lo primero que hay que hacer es establecer “sutilmente” que eres tú quien dirige.
Una cosa que se puede hacer sencilla pero muy efectiva es cambiar completamente el tema cuando ella esté contándote algo.
Eso la sorprenderá. Incluso puede llegar a enfadarla un poco…
Pero como nos han enseñado los “jugadores”, está BIEN hacer enfadar a las chicas. Porque hace que te PRESTEN ATENCIÓN.
Ella pensará “guau, no está asintiendo ni sonriendo cuando digo algo… ¿qué sucede aquí?”
Ese es el primer paso…
El segundo paso es transformar esa atención en tensión sexual.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enviar respuesta